Pinceladas de sol sobre lienzo envolviendo a la danza.

       
Este proyecto parte de un proceso de búsqueda e investigación que estoy llevando a cabo.
He estado estudiando las tonalidades y las formas que el sol dibuja en el cielo y en el paisaje en general durante el amanecer y las puestas de sol. 


Me fascinan las brochas de diferentes tonos desparramados como si fueran los colores de una acuarela o de un óleo sobre un lienzo y el poder inmenso que desprende la luz del sol. Durante tiempo he ido fotografiando todo ese sinfín de combinaciones de color y hace unos meses escuché una canción que me cautivó desde el primer momento: “The Song of the Golden Dragon” del músico Estas Tonne: el ritmo, el tono, la intensidad con la que sonaban las notas de la guitarra y como el músico la hacia vibrar me impulsaron enseguida a adentrarme en ella y me dejé llevar. Estudié sus frases y sus cambios y de manera natural surgió una coreografía. 


Fue al ver el título, “el Dragón de oro” cuando la asocié enseguida con la fuerza del sol y con el estudio que yo estaba llevando a cabo. Decidí plasmar mi proyecto en un videoclip en el que se uniera mi pasión por la danza, la música y la fotografía. Se lo envié al músico y a su equipo y estuvieron de acuerdo en que lo mostráramos en público.


Por otra parte, en este momento la productora Mediaframe cumple su décimo aniversario y están preparando un proyecto sobre la creatividad. Me propusieron hacer una entrevista con imágenes del videoclip y del rodaje y que formase parte del primer capítulo de su proyecto que están presentando en estos momentos.
 
Desde la primera puesta de sol que fotografié hasta fecha de hoy en que he unido las fotos con la danza y la música estoy recorriendo un trayecto que me está enriqueciendo interiormente desde el primer momento y que va hilvanando, junto con otras experiencias creativas, un proyecto más grande que ya va tomando forma.