La poesía de Jorge Padula Perkins hecha canción.



Jorge Eduardo Padula Perkins es argentino. Periodista, escritor, poeta y autor de letras de canciones. 

Nacido en la ciudad de Buenos Aires en 1952, está afincado en Quilmes, provincia de Buenos Aires, 

desde temprana edad.


A los doce años de edad hizo sus primeras incursiones en la poesía, a la que nunca abandonó. 

En el transcurso de su vida escribió múltiples artículos periodísticos y académicos 

(aparecidos en medios en papel y on line), publicó sus poesías en opúsculos y antologías, 

fueron editados tres libros académicos con su firma (“El periodista José Hernández”

“Una introducción a la educación a distancia”, “Aproximaciones a la gestión cultural”

y dio letra a una gran cantidad de piezas musicales de diferentes géneros y variadas temáticas. 


Parte de esa, su producción poético musical es la que daremos a conocer en este espacio, 

mediante la publicación de algunas letras (con la debida mención de los compositores musicales 

que en cada caso lo acompañan) y enlaces a audios o videos on line 

en donde puedan escucharse los temas en su completitud.


Canciones de Padula Perkins han sido integradas a diferentes producciones discográficas, a saber: 

"No me jures amor” (Aramis Vargas y su trio Cielomar); 

"Cecilia Prieto. La voz dulce del Litoral”, Cecilia Prieto;

"Melodías de amor”, Mariachi Texas; "Milonga sola”, Carla Pugliese; 

"A usted mi hermano”, dúo Tierra y Semilla; "Con el alma entera”, Gerardo Cobas; 

"Canciones de mis mejores amigos”, Yaneth Reyes; "Mi sentir”, Flamenco Ibiza (Braulio Izquierdo); 

"Beatriz Gabet vuelve a cantar”, Beatriz Gabet.



En la pared (swing)
-Música de Rodrigo U. Stottuth-

Sintió la libertad dentro de sí
cuando preñó en colores la pared
y junto con Evita y con el Che,
gritó desde el silencio del mural.
 
Y supo proponer su condición,
tomándose la calle para sí,
para clavar su espada de aerosol
sobre la indiferencia del plural.
 
Con arte, militancia o frenesí,
dejó la marca clara del pensar,
hundió la propia huella del sentir,
y puso luz donde la oscuridad.
 
En un mensaje simple de tapial
pudo decir al aire su verdad,
expuesta al transitar y al devenir,
en el espacio libre y popular.
 
Y pleno se brindó cual oración,
atea o aferrada al propio dios,
en medio de la urbana mole gris,
viviendo el acto puro de crear.
 
Sintió la libertad dentro de sí
y ancló su pensamiento en el lugar,
movido por la fuerza de la fe
gritó desde el silencio del mural.










En Youtube (por Nery González Artunduaga y Rodrigo Stottuth)


Tiempo niño (tango)
-Música de Julio Rolon-

Solía jugar en el zaguán
y con la magia del lugar
hacía una fiesta.
Fiesta de la imaginación,
de fantasía e ilusión
de la niñez.
 
Solía sentarme en el umbral
y con presteza sin igual,
en cada siesta,
hacía real esa ficción
de pasatiempo y diversión
del mundo aquel.
 
Solía mi vida circular
entre la escuela y el hogar,
ese universo,
espacio de mi situación
con la utopía como blasón
en tiempo real.
 
Solía con mis padres pasear,
hacer visita familiar,
frecuentemente.
Sacar boleto en la estación
e ir conversando en un vagón
hasta el lugar.
 
Solía salir a caminar
las callecitas del lugar
a paso lento.
Respirando a todo pulmón
el aire fresco y, sin razón,
sentirme bien.
 
Solía reír, solía llorar,
de una manera natural,
cuando era niño.
Siempre presente la emoción,
Comprometido el corazón
en cada vez.

 
En Reverbnation (por Julio Rolon):
https://www.reverbnation.com/jorgepadulaperkins/song/16735538-tiempo-nio-j-padula-perkins-julio



Me bastas tú (tango canción)
-Música de Francisco Centeno Lascano-

Me bastarán tus ojos

para mirar la vida
y será tu presencia
un icono de amor.
Me abarcará tu magia
y serán los latidos
el eco de tu nombre,
aquí en mi corazón.
 
Transitarán tus pasos
por todos mis senderos,
andando los caminos
sensibles al amor
y asumiré tus huellas
cual marcas del destino
que ponen en mis días
señales de pasión.
 
Me bastarán tus besos
para seguir viviendo
y serán tus caricias
mi única ambición,
porque tu eres la dueña
del aire que respiro
y en cada madrugada
me nutre tu pasión.
 
Serán tus manos suaves
un bálsamo que anima
y emulará plegarias
lo dulce de tu voz,
alcanzará abrazarte
para saberme vivo,
me bastará sentirte
para sentir a Dios.






En Soundcloud (por Paula Barrio y Francisco Centeno Lascano):
https://soundcloud.com/lasletrasqueescrib/me-bastas-tu-jpadula-perkinsfcenteno-lascanopor-paula-barrio



En una calle cualquiera (tango)
-Música de Carla Pugliese-

En una calle cualquiera
de Buenos Aires
se me atraviesa un tango
sin un porqué.
Veredas o ventanas…
cualquier esquina,
se  hace melodía
en fa o en re.
 
Viajando en colectivo
por Buenos Aires,
evoco sonidos
de un bandoneón
y siento que es el tango
que está en el aire
y viene a saludarme
sin ton ni son.
 
En una calle cualquiera
de Buenos Aires
los compases del tango
vívidos son
por esa unión tan fuerte
e inseparable
que tiene el dos por cuatro
y el corazón.
 
El tango es cada cosa
de Buenos Aires
y todo su talante
se muestra en él.
Por eso está en las plazas,
en las palomas
y en la cadencia
de una mujer.
 
El tango es el Polaco,
Troilo, Piazzolla,
pero es y vive
en el propio ser.
Por eso está en las plazas,
en las palomas
y en la cadencia
de una mujer.

 
En Youtube (por Guillermo Deluca)



Le tengo envidia a tu vestido
-Música de Ataides Côrtes Lima-

Le tengo envidia a tu vestido
por la forma natural y sin pudor
en que a tu cuerpo va adherido.
 
Cautivador, su talle admiro,
por la gracia exquisita con que danza
al ritmo sutil de tus suspiros.
 
Le tengo envidia a tu vestido,
que te viste, te abraza y te desnuda
y huele a tu piel cuando te has ido.
 
Tendido sobre el lecho lo imagino,
al fin de una jornada a ti abrazado,
húmedo de tu cuerpo y complacido.
 
Le tengo envidia a tu vestido,
al modo en que se nutre de tus formas
y se confunde en el espejo contigo.
 
Le tengo envidia a tu vestido,
que te viste, te abraza y te desnuda
y huele a tu piel cuando te has ido.
 
Tendido sobre el lecho lo imagino,
al fin de una jornada a ti abrazado,
húmedo de tu cuerpo y complacido.
 
¡Ay cómo envidio a tu vestido!
 



En Youtube (por Ataides Côrtes)



Llueve y llueve (balada)
-Música de Gerardo Cobas-

Llueve.
La lluvia se me hace melancolía.
cual gotas del amor
que ayer tenía
golpeándome la herida
del adiós.
 
Llueve.
Añoro la dulzura de tus besos.
Extraño tus latidos
en mi pecho
que en cada abrazo hablaban
del amor.
 
Llueve y llueve.
La lluvia me transporta a aquel pasado
Cuando gozaba estar
enamorado.
Cuando en la vida éramos
tú y yo.
 
Estribillo:
 
Llueve y llueve.
Están mojando mi alma los recuerdos
que la lluvia desata sin saberlo,
como tampoco supo que te amé.
 
Llueve y llueve.
Aun tengo lo sensual de tu figura
acercándote a mi como la luna,
que rompe oscuridad con su fulgor.

 
En Youtube (por Araceli Collazo)



Madre Paraná (canción litoraleña)
-Música de Valentina Gutiérrez-

Cenizas,
cenizas del cuerpo
que habitaba el alma,
mezcladas al agua
de su Paraná.
 
Entre camalotes,
el barro y la costa,
sutil su regreso
es al pueblo natal.


Cenizas de muerte

hallan en el río
bautismo de vida
y de eternidad.
 
El río la abraza,
etérea presencia.
Su espíritu ha vuelto
al antiguo hogar.
 
Vuelve donde el viejo
abuelo remaba
ganando su vida
como pescador.
 
Y donde la abuela
la cuidó de niña
y luego mi padre
despertó su amor.
 
Fundidos, son uno,
mi madre y el agua,
que espíritu libre
por siempre será.
 
La extraño, la lloro,
pero siento orgullo
¡Ahora mi madre
se hizo Paraná!
 
El río la abraza
etérea presencia,
bautismo de vida
y de eternidad.

 
En Youtube (por Cecilia Prieto)



“Aguas del Calabalumba” (chacarera)
-Música de Alfredo Figueras-

Bajando del cerro
del este al oeste,
sutil voz del agua
que deja en la piedra
su canción.
 
En las Huertas Malas,
Rocillos y Minas,
los ríos, Yama Pampa
y La Rinconada
se nutrió.
 
Bañando el faldeo,
rodeado de aromos,
salpica espinillos
y alienta la vida
del chañar.
 
Estribillo:
Es el río Calabalumba
con la magia del lugar.
Agüita del Uritorco
que al alma muy bien
le sabe llegar.
 
Los comechingones.
Cultura y leyenda:
El cerro era el hombre
y el río caricia
de mujer.
 
Capilla del Monte,
un río que sueña.
Bautismo de vida
que corre en las piedras
del lugar.
 
Paraje Mogotes,
abrazo y poesía.
Encuentro de ríos
que nacen y mueren
sin cesar.

 




En Youtube (por Alfredo Figueras)